15 septiembre 2014

Tom Hanks de vacaciones en una isla exquisita

Grecia sigue siendo un imán para los famosos de los cinco continentes. A pesar de la crisis económica y social que atraviesa el país, sumido en su quinto año de recesión y con dos rescates financieros a sus espaldas, continúa conquistando los corazones de decenas de celebridades con las aguas cristalinas de sus playas y las puestas de sol más espectaculares de Europa. Actores, modelos, cantantes, miembros de las más distinguidas realezas… nadie se resiste a visitar la cuna de la civilización occidental en el momento más crítico de su historia reciente.

Hollywood, sin ir más lejos, parece haber abierto una sucursal este verano en Grecia: varios actores con estrella en el paseo de la fama han decidido pasar sus vacaciones en el país. Entre ellos, figuras tan conocidas como Tom Hanks, John Travolta y Robert de Niro. El destino preferido de estos famosos, por supuesto, son los archipiélagos de los mares Jónico y Egeo: sus más de 5.000 islas e islotes son La Meca estival de los más exquisitos clientes del mundo.

Kurt Russel fue la primera de las superestrellas mundiales en llegar al país este verano. El protagonista de Tango y Cash y su mujer, Season Hubley, viajaron en junio al país para visitar las islas de Scíathos y Santorini, donde pudieron pasear su yate privado, famoso en la zona por ser muy animado. La pareja estuvo acompañada por la también actriz Kate Hudson y su marido, Matt Bellamy, integrante de la banda inglesa de rock Muse.

Santorini fue también una de las escalas de John Travolta y Robert de Niro en una gira por el mar Egeo que ambos tomaron el pasado julio. Quedaron encandilados. A pesar de las repetitivas escenas de protestas y manifestaciones políticas en el país, los famosos actores dijeron haberse ido con las mejores sensaciones de Grecia: «Aquí sólo hay paz, la gente es tranquila y el paisaje maravilloso», señaló De Niro en unas declaraciones a Euronews.

Esos disturbios, los más televisados de Europa, producto de la crisis económica que azota al país desde 2009, han terminado por afectar al turismo heleno: durante los cinco primeros meses de 2012 el país registró un 11% menos de visitantes.

La ciudad más afectada es Atenas. Allí, las protestas de un país donde el poder adquisitivo ha descendido un 25% en los últimos meses dan como resultado el cierre de algunos hoteles. El Gobierno lucha por recuperar el sector y podría estar teniendo éxito: los últimos informes señalan un repunte de las reservas.

En las islas la tarea es más sencilla: el sol y el mar no se van a marchar por mucha crisis que haya y la calma absoluta en las calles de sus pequeños pueblecitos siguen resultando un lugar de escape perfecto. Así piensa Tom Hanks, un defensor de la causa griega en la lucha contra la crisis. El protagonista de Forrest Gump tiene lazos muy estrechos con Grecia al estar casado con la también actriz y productora Rita Wilson, de orígenes helenos.

La pareja suele asistir a los eventos organizados por la gran comunidad griega en Estados Unidos y están familiarizados con los grandes retos del país. ¿Qué mejor para apoyarles que pasar las vacaciones en Grecia? Dicho y hecho: están descansando unos días en la pequeña isla de Antíparos, en el mar Egeo, donde compraron una casa de verano hace unos años. Según la prensa local, pasan el día en la playa y caminando por las intrincadas callejuelas de los pintorescos pueblos de la isla: un lugar perfecto para mantener viva la llama de la pareja, a tan sólo un año de celebrar sus bodas de plata.

Tampoco han querido perder la oportunidad de visitar las islas el director Tim Burton y su esposa, la actriz Helena Bonham Carter. El matrimonio fue fotografiado a principios de agosto en el aeropuerto de Corfú, un majestuoso enclave en el mar Jónico donde el creador de Eduardo Manostijeras habrá tenido oportunidad de inspirar su tan desarrollada imaginación.

También se rumorea que la pareja más envidiada de Hollywood, Brad Pitt y Angelina Jolie, han organizado sus vacaciones en el Egeo unos meses después de anunciar su enlace, pero nadie ha dado con ellos todavía.

Sin embargo, aunque la mayoría de los actores viaja a Grecia por diversión, para algunos significa trabajo: por ejemplo, para Ethan Hawke. El protagonista de El club de los poetas muertos estuvo en julio en Pylos, una zona de playas situada en la Grecia continental, para rodar la secuela de Antes del Atardecer, según la prensa helena. A trabajar llegarán en las próximas semanas Keanu Reeves y Keira Knightley: en Grecia se especula con el rodaje de parte de una película protagonizada por ellos en Mikonos, donde pasaron el verano de 2011 Bar Rafaeli y la parejita formada por Piqué y Shakira.

Pero no sólo de actores famosos viven las lujosas villas de las costas helenas: quizá la pareja Burton haya tenido oportunidad de cruzarse en Corfú con la supermodelo Kate Moss o el cantante Bon Jovi, otras de las celebridades que han decidido pasar sus vacaciones en Grecia.

Ni siquiera la realeza se lo quiere perder. Los medios locales han captado a la bellísima reina Rania de Jordania pasando unos días en la localidad de Finikounda, al sur del Peloponeso, donde ha aparcado su corona y se ha mezclado con los locales para asistir a las populares tabernas. También el príncipe Carlos de Inglaterra ha decidido pasar parte de sus vacaciones en las Sporades. Otras islas, las Cícladas, son un destino predilecto de la Casa Real española. La familia del Rey comparte lazos especiales con Grecia, lugar de origen de la Reina Sofía, y no dudan en visitar el país a menudo. Allí han pasado sus dos últimas vacaciones los Príncipes de España.

¿Qué empuja a todas estas estrellas a pasar sus vacaciones en el país a pesar de los problemas financieros y sociales que atraviesa? No es difícil hallar la respuesta poniéndose en la piel de una celebridad: tranquilidad y, sobre todo, privacidad. Las islas griegas son un mundo aparte, totalmente distinto del continente. Aunque la crisis económica se nota también en los mares, los lazos familiares de los pequeños pueblos de pescadores han ayudado a que no se reproduzcan los conflictos sociales de la Grecia continental.

Son lugares con una calidad de vida extremadamente buena, una gastronomía maravillosa y un clima envidiable. Sus paisajes espectaculares, el mar azul profundo y la proverbial mística de las islas, descritas desde hace casi tres milenios en la célebre Odisea de Homero, terminan por encandilar a todos los VIP.

Además, son territorio libre de paparazzi: es imposible tener un fotógrafo en las más de 5.000 islas del país. A la mayoría de famosos se les ve en el aeropuerto y no se les vuelve a fotografiar en todo su viaje. Esa privacidad es única en Europa.

Su popularidad como destino turístico comenzó en 1968, cuando el célebre magnate griego Aristóteles Onassis se casó en la isla de Skorpios con Jacqueline Kennedy. Comenzó entonces un furor entre los hombres de negocios para conseguir su propia isla en los mares griegos.

Once años antes había comenzado el interés del cine norteamericano por rodar películas en la zona. El primer filme con el azul griego como escenario fue La Sirena y el delfín, protagonizada por Alan Ladd y Sofía Loren en 1957. A partir de entonces, las islas helenas han servido como localización de películas tan populares como Zorba el Griego, La Mandolina del capitán Corelli o el musical Mamma Mía.

La atracción de los mares griegos es tal que muchos famosos han querido convertirlas en su segunda residencia. Además de Tom Hanks, tienen villas en Grecia los actores Bruce Willis, Pierce Brosnan, Sean Connery, Nicolas Cage, el músico y director Emir Kusturica, el humorista Rowan Atkinson y el músico Leonard Cohen. La última integrante de la lista será la cantante Lady Gaga.

08 septiembre 2014

Jessica Alba sale todos los días a correr

Difícil abrir hoy una revista y no encontrarse con alguna celeb en trance corredor. La nómina de vips adictos a quemar zapatilla en pista o parque es interminable: Jessica Alba, Halle Berry, Christy Turlington, Hugh Jackman, Miley Cyrus, Jennifer Lawrence, Sarah Palin, Al Gore, P. Diddy, Oprah Winfrey, Reese Witherspoon, Renée Zellweger, Gwyneth Paltrow, Heidi Klum... Esta fiebre contagia a los treintañeros y cuarentañeros cual virulenta gripe: el running como extensión de la vida sana se ha convertido en una religión. Forrest Gump, aquel personaje interpretado por Tom Hanks, advertía del peligro de cogerle gusto al esfuerzo. Cuidado: correr es adictivo.

La clave de tanto éxito, además de que es un deporte barato y de sus beneficios para cuerpo y mente, es la moda. El running y todo su universo se ha convertido en tendencia, y las celebrities predican con el ejemplo hasta extremos insospechados. Natalia Vodianova acaba de correr la media maratón de París. En la línea de salida de la de Nueva York podemos ver a Edward Norton, el mago David Blaine, Ryan Reynolds, Alanis Morissette o Christie Turlington. Katie Holmes la completó en 2007 tras meses de entrenamiento y, desde entonces, es una corredora casi diaria. La de Londres la culminan Beatrice de York, la modelo Agyness Deyn, el chef Gordon Ramsey o el ídolo pop Will Young. 

De nuestras famosas, las runners por excelencia son Anne Igartiburu, corredora de maratón (en 2010 hizo Nueva York en 5.16 h con el equipo Proniño de Telefónica para recaudar fondos contra el trabajo infantil en Sudamérica, y es habitual verla entrenando en los parques madrileños o participando en carreras de 10 kilómetros y medias maratones por toda la geografía); Samantha Vallejo-Nágera, maratoniana también en Nueva York, y María de Villota. Otras que tal corren son Sara Carbonero, Paz Vega, Elena Anaya...

Hoy, las preguntas que se imponen en el calentamiento de cualquier conversación molona son: "¿Corres? ¿En cuánto te haces los cinco (kilómetros)?". La marca de los cinco viene a ser el antiguo handicap, un lugar común que establece una corriente de simpatía instantánea entre los interlocutores. Presenta, además, algunas ventajas más sobre el golf: es menos excluyente y convierte a los que lo mencionan en convencidos evangelizadores. Si aún no te has lanzado a correr como alma que lleva el diablo, ellos te atraerán con mil y un argumentos. Tienen razón: lo importante no son los minutos de tu marca, sino que tengas una. Basta intentarlo para formar parte de este club.

Las ocasiones para correr de manera competitiva proliferan en todo el territorio nacional. Además de las carreras benéficas que las asociaciones y ONG organizan puntualmente (contra el cáncer de mama, la violencia de género, solo femeninas), algunas maratones y medias maratones se han convertido en citas rojas en el calendario del runner amateur: la San Silvestre Vallecana (el último día del año en Madrid, 40.000 valientes enfilan una rompepiernas); la Marató de Barcelona (en marzo la ciudad se cierra al tráfico para que 25.000 participantes recorran 42 kilómetros prácticamente en llano); la Carrera Nocturna del Guadalquivir (en Sevilla, el último viernes de septiembre, unas 20.000 personas completan sus 12 kilómetros por la iluminada zona monumental de la ciudad); la Jean Bouin, en noviembre en Barcelona, es una de las primeras competiciones atléticas urbanas de asfalto celebradas en Europa: en total, 12 carreras para populares, escolares, veteranos y federados (unos 15.000 participantes), con diversas distancias hasta los 10 kilómetros. Por último, el maratón de Donostia, tres vueltas en llano por un circuito urbano que incluye la playa de la Concha y termina en el estadio de Anoeta, de tamaño familiar casi perfecto.

Son especialmente importantes, y cada vez más populares, las solidarias: en ellas, lo importante sí que es participar. Una idea que va más allá de la competición solidaria puntual es la del Proyecto Corre de Unoentrecienmil, la fundación de lucha contra la leucemia infantil. Se trata de que, tanto en carreras como en el entrenamiento semanal, todos los runners luzcan su dorsal: pocos hay más significativos. Basta entrar en su web, unoentrecienmil.org/ proyecto-corre, para realizar una donación mediante SMS, Paypal o bajándose su app y conseguir ese dorsal solidario con el que correr por una buena causa. Todo lo que se recauda se dedica íntegramente a la investigación médica. Más de 16.000 personas llevan ya este distintivo de solidaridad, incluido el cada vez más nutrido grupo de mujeres que corren, convocado por la periodista Cristina Mitre (@MQCbycrismitre). Sus quedadas para entrenar en Madrid (y alrededores) respiran buen rollo (en la última en San Isidro sumaron mantón, pañuelo y clavel a las mallas en su Chotisrun) y sentido del humor. Si corres en solitario y te gustaría hacerlo en compañía, súmate a ellas a través de su página en Facebook, donde van saliendo sus logros deportivos y próximas citas (el 19 de junio, en Bilbao, y el 22, en Gijón). Cada vez corren más y mejor.

Otra opción es acercarse a alguno de los clubs de corredores que se encuentran en todas las ciudades, aunque internet nos permite también obtener información y contactar con otras runners de nuestra zona gracias a webs como RunninGirls , llena de consejos y un completo calendario de citas; Runnin.es (running.es), la más completa y con un club de running, o Runner’s World, com un perfil algo más comercial. En Carreras Populares encontramos un calendario con absolutamente todas las del país. Por lo general, la federación de atletismo de cada comunidad sabe de los clubs de corredores que operan en la región: ese es un buen punto de inicio para la corredora amateur que quiera entrenar en grupo o apuntarse acompañada a las carreras.

Surge, ante tal avalancha de deportistas, el turismo de running, viajes en los que se recorre la ciudad a golpe de zapatilla o, directamente, se participa en una maratón. Las cinco más importantes por número de inscripciones y apoyo público son Berlín, Londres, Boston, Nueva York y Chicago, mientras que Tokio, Patagonia y Tahití son citas de culto por la belleza de su recorrido. Global Running Tours posee un mapa del mundo en el que pinchando en cada país indica la empresa turística que organiza las visitas guiadas, permite comunicarse con ellos y preguntarles acerca del itinerario, la hora de la salida y la inscripción para ser uno más en el siguiente grupo de corredores.

01 septiembre 2014

La hija mimada de Tom Cruise

Lo que el amor unió, lo terminó separando la Cienciología. Después de más de cinco años de matrimonio, a finales de junio Katie Holmes presentaba la demanda de divorcio. En la petición la actriz citaba «diferencias irreconciliables» y reclamaba la custodia exclusiva de la hija de ambos. Aunque las causas de la separación no trascendieron, Holmes podría haber puesto fin a su matrimonio por temor a que su hija fuera captada por la Cienciología. Al parecer, aunque Katie nunca abrazó esta creencia al 100%, hubo un episodio que resultó definitivo para que ésta pidiera el divorcio. La pequeña Suri fue sometida a un interrogatorio de 99 preguntas formuladas por cienciólogos en un campamento de entrenamiento que tiene esta religión.

Frente a todo pronóstico, el divorcio de Tom y Katie ha sido uno de los más baratos de Hollywood. La actriz habría renunciado a recibir una gran suma de dinero con tal de quedarse con la custodia de su hija. Tom pagará a su ex mujer más de 300.000 euros, unos 26.000 euros al mes, en concepto de manutención hasta que Suri cumpla 18 años; además él se hará cargo de los gastos médicos y de educación de la pequeña. Para Cruise éste es su tercer matrimonio fracasado aunque no por ello ha caído en el desánimo. Esta semana se difundían unas imágenes de Tom en actitud muy cariñosa con su amiga Cynthia Jorge.

En octubre, Russell Crowe y su mujer Danielle Spencer anunciaban su separación tras nueve años de matrimonio. Los rumores de crisis de la pareja comenzaron, sin embargo, en junio, tras la publicación de unas fotos de ella cenando en Sidney con Damian Whitewood, su compañero de baile en el programa televisivo Bailando con las estrellas. No obstante, días después de este incidente, Spencer se reunió con Crowe en Los Ángeles, donde ambos fueron vistos abrazados y besándose en público, un gesto que fue interpretado por la prensa como una medida para acallar los rumores.

Russell y Danielle se conocieron hace 22 años durante el rodaje de la película The Crossing. La pareja, que tiene dos hijos en común, Charles y Tennyson, se casó en 2003 en una capilla construida para la ocasión en la granja australiana del actor. El divorcio de Russell Crowe y Danielle Spencer podría pasar a engrosar la lista de los divorcios más caros del cine. Según el acuerdo prematrimonial que firmaron, ambos tenían que permanecer casados como mínimo tres años para que ella tuviera derecho a compartir las pingües ganancias de su marido.

Parecía que era la pareja perfecta, pero resultó no ser así. Aunque desde que se casaron en 2005, cada año la modelo y el cantante renovaban sus votos matrimoniales, en enero Heidi y Seal daban la sorpresa: «Nos estamos separando. Hemos disfrutado siete años de matrimonio llenos de amor, lealtad y felicidad, pero tras mucha reflexión hemos tomado esta decisión», escribían en un comunicado conjunto. Sin embargo, aunque entonces afirmaban que se trataba de un proceso amistoso, finalmente no ha sido así. El pasado verano, tras ver publicadas unas fotos de Heidi Klum disfrutando de unas vacaciones en Cerdeña con sus hijos y su actual novio -el guardaespaldas Martin Kirsten-, Seal declaró: «Heidi pudo haber tenido más clase y por lo menos esperar hasta separarnos para decidir fornicar con el servicio». Heidi y Seal tienen tres hijos en común: Henry, Johan y Lou. Además, la modelo aportó al matrimonio otra hija, Leni, fruto de su relación con Flavio Briatore.

Nunca llegaron a formalizar su relación pero eso no supuso ningún impedimento para que durante los 14 años que estuvieron juntos se convirtieran en una de las parejas más estables de Hollywood. «Estoy tan casada con él como cualquiera que realmente ha dado el paso. Tenemos dos hijos. Puede que algún día lo hagamos», afirmaba la cantante al preguntarle sobre una posible boda con el actor. Sin embargo, en junio se confirmaba que Johnny Deep y Vanessa Paradis habían puesto fin a su relación.

Convencido de que a la tercera va la vencida, tras dos matrimonios fracasados -con la actriz P.J. Soles y con Meg Ryan-, en 2004 Dennis Quaid se casó con Kimberly Buffington. En 2007, mediante un vientre de alquiler, la pareja se convirtió en padres de mellizos, dos bebés que estuvieron a punto de morir al suministrárseles una sobredosis de anticoagulante. El matrimonio sobrevivió a aquel difícil trance pero después de ocho años de matrimonio, Kimberly ha pedido el divorcio al actor.

«Después de siete años de unión, anunciamos nuestra separación formal y esta decisión fue el resultado de un consenso cuidadoso, fruto de nuestra historia y, principalmente, de nuestras hijas». Así anunciaba hace dos días el ex futbolista brasileño su divorcio con la que era ya su tercera esposa y con la que tiene dos hijos. Anteriormente estuvo casado con Milene Domingues, madre de su hijo Ronald, y con la modelo Daniela Cicarelli, de la que se separó apenas tres meses después de la ceremonia.

La mancha de mora con mora se quita, pero hay manchas que dejan huella. Que se lo pregunten a Elle MacPherson. Aunque se separó en 2005, parece que la modelo no consigue olvidar al que durante siete años fue su marido y al padre de sus dos hijos, el empresario Arpad Busson. Ésa podría ser la causa de su reciente ruptura con el magnate estadounidense Jeff Soffer. Según los rumores, no puede centrarse en una nueva relación porque sigue enamorada de su ex.

25 agosto 2014

Pilar Rubio y Sergio Ramos tonta ella tonto él

Dos hombres y un destino: la ruptura. El tiempo pasa volando, pero en lo que a lo sentimental se refiere este año le ha cundido mucho a la (ex) presentadora de Telecinco. A finales de verano su inesperado affaire con Sergio Ramos se convertía en el romance del momento. Entonces nadie sabía que Pilar Rubio había puesto fin a los más de diez años de noviazgo con José Molinero, Molly, cantante del grupo Hamlet.

La atracción entre Pilar Rubio y Sergio Ramos surgió durante la celebración de la Eurocopa, donde ella ejercía de maestra de ceremonias de la fiesta organizada en Madrid en honor de los jugadores de La Roja. Sin embargo, aunque el romance entre ambos comenzó a finales de agosto, el documento gráfico que confirmó su relación (la foto del beso se vendió por 20.000 euros) tardó en llegar, Pilar y Sergio no se lo pusieron nada fácil a los fotógrafos. En cualquier caso, pese al interés mediático de la pareja, esta historia no llegó ni a cuartos de final. Dos meses y medio después, Sergio y Pilar pitaban final del encuentro. Desde entonces, la presentadora vive en Londres, donde intenta reponerse de un año marcado por el desamor.

La suerte de la fea, la guapa la desea. Si bien es una de las mujeres más bellas del planeta, nuestra modelo más internacional parece que no tiene suerte en el amor. Después de un año y medio de relación, Eugenia Silva, de 36 años, y Diego Osorio, ocho años menor que ella, han puesto fin a un noviazgo no exento de altibajos. A principios de 2012 la guapa maniquí y el ex de Anita Boyer ya vivieron un bache sentimental que finalmente lograron superar. Parece ser que el trabajo de ella, que le obliga a pasar mucho tiempo fuera de España (especialmente en Nueva York), ha sido la principal causa. Pero aunque su historia no ha podido funcionar, la top, que hasta para esto es un modelo a seguir, sigue conservando una buena amistad con el primo del duque de Alburquerque. 

Aunque entre los sueños de Eugenia nunca ha estado el casarse -«si lo hiciera sería por seguir la tradición familiar»-, la modelo ha manifestado en muchas ocasiones que le gustaría ser madre, algo para lo que no tener pareja a ella no le supondría ningún impedimento: «El día que quiera serlo, adoptaré. Las mujeres tenemos ahora oportunidades que antes no teníamos».

Marina es otra de las que repite dos años consecutivos en esta lista. Tras divorciarse de Palomo Linares en agosto de 2011, esta primavera volvía a dar otra oportunidad al amor e iniciaba una relación muy especial con su primo, Celio González, un piloto divorciado y padre de tres hijos: «Es pronto para ir más allá, aunque reconozco que estoy muy bien». Pero, pese a la ilusión inicial, tampoco pudo ser. Lejos de tirar la toalla, Marina ha vuelto a intentarlo junto al empresario sevillano Manuel Blanco, un hombre a quien la diseñadora de joyas colombiana, que lleva poco tiempo saliendo con él, ya presenta como el hombre de su vida: «Estoy profundamente enamorada», afirmaba hace nada.

Dicen que las segundas partes nunca fueron buenas y en su caso se confirma. Cuando celebraron su primer aniversario, la actriz y el hermano de Penélope protagonizaban una ruptura tan inesperada como inesperado había sido su romance. Sin embargo, en marzo, la pareja volvía a retomar su relación. Al parecer, esta nueva oportunidad se producía porque ambos querían mantener su amistad, aunque finalmente el acercamiento reavivó su romance. Tampoco pudo ser. En junio la actriz y el compositor rompían definitivamente pero ella afirmaba: «Ya no estoy con Eduardo Cruz pero nuestros caminos volverán a cruzarse».

18 agosto 2014

La barba de Pau Gasol

El Hombre Olvidado, convocando el descaro de sus chicos, les decía: "Lo importante es jugar ante mucha gente, aunque sea en contra". Porque el desparpajo, la valentía, el morro que les haría extranjeros de sí mismos, españoles atípicos, no es de hace cuatro días. En el Eurobasket júnior de 1998, en semifinales, ante Grecia, con los aficionados helenos lanzando calderilla al parqué, Los Ángeles de Charly acabaron desquiciando a sus rivales, con Papadopoulos, que luego jugaría en el Madrid, destrozando el tablero de un balonazo. Y unos meses antes, sin Navarro —ya casi profesional— ni Reyes —lesión de tobillo—, acudieron al torneo de Mannheim, un trasunto oficioso del Mundial. 

Organizado bajo los auspicios del ejército estadounidense en su base en la ciudad alemana y con los españoles, por tanto, rodeados de militares, los Estados Unidos, que habían ganado las últimas seis ediciones, fueron sustituidos en el palmarés por un equipo en el que pronto tomaría el liderazgo Pau Gasol. Aún barbilampiño, era un incomprendido en su Barcelona y un secundario de la Selección. Había opositado a mediocentro a lo Guardiola, a tenista, a nadador, a karateka y a pianista, con cinco años de formación, hasta los 13. En lo baloncestístico, verde por fuera. Sin embargo, abandonó de súbito el papel de figurante y gritó quién sería. Anotó cinco triples en la final de Mannheim. A sus 17 añitos, un talento por condimentar, no tembló ante Australia (80-78), registrando una denominación de origen, libre del tembleque que había formado parte de la idiosincrasia nacional, también ajena a Navarro y a Raúl López. 

Avanzado de su generación, ese dúo completó un catálogo de actos providenciales en tiernas situaciones límite, como en las semifinales del Mundial 99, para servir la victoria ante Argentina, por un punto (81-80), anticipando la víctima y la diferencia lograda siete años después en categoría absoluta. En la final, se rendiría Estados Unidos (94-87), en Lisboa, la ciudad del Big Bang en 1999, explosión de una leyenda prolongada hasta hoy.

El Hombre Olvidado, cincuentón largo (Madrid, 1957), disfruta recopilando el pasado, en una retrospectiva sin rencor. Astillado, entero. No es un hombre abatido, si acaso resignado, esa forma consciente de rendición. Y es un hombre alegre, que ironiza sobre su destino y que cada mañana se recarga con ese paseo que le conduce desde la puerta del madrileño colegio Virgen de Atocha hasta su despacho, surcando las canchas de baloncesto, mientras, como hoy mismo, a su paso, oye: "¡Charly!". Aquí, allá, afectuosos "¡Charly!", "¡Charly!"... Son chavales que no han podido olvidar lo que no vieron y fue olvidado, pero que se deslumbran al descubrir que su profe, antes que a ellos, entrenó a Pau Gasol. "El de los videojuegos", "el de los Lakers", comentan arremolinados alrededor de Charly, el hombre envidiado. 

Porque los niños miran con codicia las fotos en las que comparte plano con los ídolos aún vigentes y los padres de los niños también se encelarían si supiesen cuánto más guarda en su despacho, en esa estantería de cuatro baldas, abarrotada. Ahí expone maquetas de las naves de La Guerra de las Galaxias y todos los monigotes de Tintín, Astérix y Obélix que cualquiera soñó, en una colección armada en treinta años. En el corazón, y sobre la mesa, con forma de bote para bolígrafos, hay un escudo del Madrid, aunque su única experiencia con profesionales la disfrutó en el Estu (2001) y acabó en un diálogo de aeropuerto. Allí se atascó, en una versión castiza del Tom Hanks de La terminal.

"Pepu, ¿la reunión de mañana es para destituirme?", preguntó Charly al ex entrenador del Estu, director técnico desde hacía tres semanas. "Sí, Charly", se sinceró Pepu, que le sustituiría de inmediato en el banquillo, de donde ya solo saldría en 2005, para dirigir a los campeones que Charly había traído al mundo en aquel bienio precioso (1998-1999), años de gratificaciones para El Hombre Olvidado, con premio gordo: la oferta para pilotar al Estudiantes (2001-2002). Firmó por dos años, que se quedaron en una nada de 11 partidos de Liga que precipitaron definitivamente el olvido.

En aquella breve etapa coincidió con Jiménez, capitán de la Selección después, al que Charly había pretendido para el Madrid cuando trabajaba en la cantera blanca y el alero despuntaba en el San Viator. También desde el Madrid luchó por captar a un adolescente Garbajosa y, en esa misma época, como responsable de las categorías inferiores en la Federación, firmó la autorización para que Sergio Rodríguez ingresase interno en el centro Siglo XXI. No le había visto jugar, pero contaban de él sugerentes ingenios. Como maravillas se narraron siempre de Ricky Rubio, y cómo las sufrió Charly, al frente de una selección de Madrid que fue barrida en semifinales del Campeonato de España infantil por la Cataluña de Ricky.

Sin intermediarios, trató con Marc Gasol y con Rudy Fernández. Una vez despedida la generación de los júniors de oro, le encomendaron la del 85, con la que compartió chiquilladas como las de Marc, que jugaba a los detectives y se colaba en las conversaciones de los rivales en busca de información privilegiada que luego hacía llegar a su entrenador.

Corría 2001 y, en las antípodas, el rey de reyes se jugaba su futuro. Pau Gasol, en la madrugada española del 27 de junio, era seleccionado en el puesto tres del draft de la NBA. Marc enloqueció de felicidad cuando Charly se acercó a comunicárselo en el desayuno. No fue el único. Arturo Ortega, entonces representante español de los Gasol, concluyó ante Sainz de Aja: "Ya me puedo retirar".

A quien se le retiró pronto fue al Olvidado. En el Estu le dieron, dice, "puerta, hasta luego Lucas". Luego, después de un reenganche fallido a las selecciones —añadió a San Emeterio a su lista—, se esfumó. Recuerda su adiós a la Federación sin esa beligerancia que interrumpe para siempre la comunicación. Su horizonte se redujo al colegio, donde había empezado a entrenar a finales de los 70, y a un despacho que nunca cierra del todo. Puerta sin llave y ventana entornada, con una rendija para airear la estancia incluso en un día de otoño de 2013, cuando esos 800 niños, que supervisa como responsable de deportes, juegan fuera sin miedo a un balonazo de escarcha. Charly mata el gusanillo entrenando a un grupo de chicas, que así empezó todo, dirigiendo a Amaya Valdemoro y a Elisa Aguilar hacia la plata continental cuando apenas tenían 16 o 17 años, dos décadas atrás. Sin esas maravillosas mujeres serían menos maravillosos estos años. También sin Charly, que solo echa de menos una llamada, "alguna vez".

11 agosto 2014

Pau Gasol el hombre olvidado

Aunque El Hombre Olvidado no cierra la puerta con llave, hace más de cuatro años que nadie la atraviesa para compartir una conversación sobre aquellos días de hace un siglo. Ve consumirse las horas sentado en su propio museo, que, como un Diógenes de las glorias, ha ido poblando con recuerdos colgados en cualquier lugar de estos cuatro metros de paredes blanco gotelé, ocultas bajo retratos, diplomas, banderines... Medallas de guerra que El Hombre Olvidado ya ni mira, aunque ofrezcan un reconstituyente impagable: evidencian que los inmortales envejecen tan rápido como los olvidados. Al menos los rostros, hasta el punto de que costaría reconocer bajo los chavales de los cuadros a los eternos Pau Gasol, Navarro, Felipe Reyes o Calderón. También Charly Sainz de Aja, El Hombre Olvidado, queda lejos del que muestran las imágenes.

Charly amamantó las medallas que esos mismos y otros compañeros de quinta conquistaron como hombres, impulsó en sus segundas nupcias a Marc Gasol, Rudy Fernández o San Emeterio y coqueteó o aborreció a otros protagonistas de tantos podios, como Ricky Rubio, Garbajosa, Carlos Jiménez o Sergio Rodríguez. Cada medalla en 15 años de éxito del baloncesto español tiene en el sustrato a El Hombre Olvidado, el entrenador que acompañó a los júniors de oro en su salida al mundo, en 1998-99, para activarse como la savia de la Selección más redonda y exitosa que dio el deporte español.

Sin embargo, si se convoca algún acto solemne no acude, pues no fue avisado. Si se citan los entrenadores para unas jornadas, nadie se acuerda de las experiencias de El Hombre Olvidado, que recibió su última oferta laboral "hará unos ocho años". Tampoco anda mendigando nada, ninguno de esos puestos de florero. Si pide, pide poco. Y la última vez que lo hizo, cuando llamó a uno de sus apadrinados para que acudiese a entregar unos trofeos al colegio donde trabaja, los problemas de agenda provocaron un efecto similar al olvido. Aunque ese último desplante lo excusa. No se le ocurriría deslizar ni un susurro contra los protagonistas de su historia, de la Historia, que Sainz de Aja pilotó en sus primeros pasos, premonitorios desde el encuentro iniciático, entre la Navidad y la Nochevieja de 1997, en una concentración en Logroño. "Allí estuvo por primera vez Reyes. Se integró perfecto, porque aquello era, más que nada, un grupo de amigos, y eso ha perdurado". Esos zahoríes de manantiales preciosos se citaron de nuevo en el verano de 1998, el corte de cinta de las fiestas.

El viaje comenzó en Madrid, continuó en avión hasta Bucarest y desde allí partieron hasta Varna (Bulgaria), a bordo de un autobús de la Rumanía postsoviética. Cuatro horas les llevó cruzar la frontera, con algunos pasajeros en pie, porque allí no solo se metieron sus jugadores, sino que hubo que hacer hueco a los familiares, esa cohorte protectora. Luego, en el hotel, la comida era mala, la ciudad destilaba aburrimiento y no había mejor entretenimiento que arrimarse al compañero, compartir las cartas y convertir las habitaciones en territorio liberado. Se alimentaban de chocolatinas, pizzas y similares, lo accesible en un hotel sin estrellas, donde los jugadores dormían con los pies en la cabeza de su compañero de habitación, para maximizar el espacio. Por ejemplo, Calderón con Berni Rodríguez. Ahora no pasa un mes sin que hablen, porque aquellos júniors se convirtieron en una piña. Todos son uno; son los firmantes de estos maravillosos años.

—¿Pau Gasol?

—Espectacular, pero era el que más nos desesperaba. Fue quien más vueltas al campo dio, por castigo. Le decías: "¡Salta!". Y él decía: "¿Para qué, si le tapono sin saltar?". Había que obligarle a esforzarse. Se veía sobrado, por un lado, pero por otro en su cabeza tenía cosas que su cuerpo aún no le permitía hacer. No lloriqueaba ni era vago ni mal chico, al contrario. Era como es otro de mis ídolos, Cristiano Ronaldo, de esos que saben que son únicos.

—¿Y los líderes, Navarro y Raúl López?

—Raúl, porque se lesionó, si no sería el número uno, con Gasol y Navarro, que era la leche, capaz de dar 10 asistencias y de meter los 10 últimos tiros. Un ganador, pero educado, de esos que te machacan con buenos modales, que es lo mejor para ti y lo peor para el rival.

—¿José Manuel Calderón?

—Un año más pequeño, con los ojos muy grandes, de aprender. Le llamaban Cantinflas porque decían que se parecía al actor.

—¿Berni Rodríguez?

—Mi mayor alegría. Su problema era Navarro. Cuando entendió que no debía jugar como Navarro sino como sabía, ayudaba muchísimo.

—¿Carlos Cabezas?

—En los partidos complicados lo utilizábamos de escolta, para que estuviese con Navarro y Raúl López. Fiable para los grandes tiros.

—¿Felipe Reyes?

—Le llamaban El Escoba. No le dábamos demasiados balones, pero cogía muchos. Ya era un tío sano, metido en todas las bromas.

También Antonio Bueno (2003) y Germán Gabriel (2013) llegaron a probar la internacionalidad absoluta. De aquellos benditos solo se secó Félix Herráiz, por lesión, mientras que el resto curveó. Francesc Cabeza, Julio González, José López Valera o Souley Drame, don nadies en la ACB y resolutivos uno o dos peldaños por debajo, notables más o menos descalabrados.

"No fue su culpa", interrumpe el instructor, en defensa de la estirpe, con su voz aniñada, desvelando su interior. Y sitúa la causa de los fracasos de los chicos en quienes quisieron reconvertirlos.

Casi todo lo que esa generación sería en los siguientes tres lustros estaba allí, en el germen, dentro de ellos y como filosofía a seguir. "Para aprovechar vuestro talento necesitáis el talento del compañero", les repetía El Hombre Olvidado, en una sentencia para no perderse. "Entendieron pronto que debían ceder protagonismo, porque el talento no es solo calidad de juego, sino humana. Por eso han tenido éxito. Han sido importantes cuando las cosas van peor. Fue cuando se comportaron de forma más madura, desde niños".

Eso que después se ha llamado autogestión, que muchos entendieron como una ofensa al seleccionador, era y es un mecanismo de autodefensa y afirmación. En aquel primer Eurobasket 1998, el bautismo con oro, España comenzó con una derrota ante Israel. Prendió la inquietud: ¿y si estos niños, tan extraordinarios, son como otros españoles, tímidos en la edad adulta? Germán Gabriel recibió la sugerencia de que no estaría mal que hablasen entre ellos. El chaval lo comentó con su íntimo Raúl López y Raúl con los demás. "Se dijeron las cosas a la cara", según Charly, y desde ahí llovieron victorias, siete consecutivas. Se reeditó el sobresalto en el Mundial 1999, y la respuesta volvió a ser rotunda. Tras tropezar con Grecia, España debía superar por siete puntos a Croacia para acceder a las semifinales. Venció por 15 y tomó la vía rápida hacia otro oro.

12 julio 2014

Préstamos rápidos online

A la banca on-line no parecen estarle afectando los escándalos de las filatélicas Afinsa y Fórum. Fuentes de ING consultadas por Efe aseguraron que han recibido un número «ínfimo» de llamadas de clientes, preguntando por las garantías que tienen sus ahorros y afirmaron que, en todos los casos, se les explicó que, como en cualquier entidad, están cubiertos por el Fondo de Garantía de Depósitos.

Igualmente ocurre con los micro créditos que se ofrecen por internet que están teniendo un auge espectacular, créditos rápidos online al alcance de prácticamente todo el mundo, en muchos de ellos no hay que figurar en la lista de ASNEF.





La portavoz del banco naranja recordó que la banca a distancia sigue la normativa «estricta y rigurosa» del resto de entidades financieras y destacó que están igualmente supervisadas por el Banco de España.

En Openbank, aseguran que no han recibido ni una sola llamada de clientes preocupados o que quisieran retirar su dinero de la entidad, y destacan que únicamente se han dirigido a ellos algunos usuarios que querían anular la transferencia mensual que enviaban al Fórum o a Afinsa.

«La gente tiene muy claro que son cosas diferentes», dijo el portavoz oficial de la entidad, quien añadió que los clientes saben que «somos un banco, tenemos auditorías internas y externas, estamos supervisados por el Banco de España y tenemos la garantía del Fondo».

En Uno-e coincidieron con sus competidores en que sus clientes no les han manifestado ningún tipo de alarma y que no se han producido salidas de fondos de la entidad. Estas entidades afirman que las ofertas que hacen del 6% o más son únicamente a uno o dos meses.