04 marzo 2014

La tele no sólo es para verla, también para escucharla.

El uso de la lengua lo dice todo: no preguntamos "¿quieres oír la tele?"; decimos: "¿Vamos a ver la tele?". Claro, de cajón: la tele se ve. Pero las verdades a medias son las mayores mentiras, porque la tele también hay que oírla.

Sin el audio tenemos sólo la mitad de la experiencia y durante las dos últimas décadas, a medida que se mejoraba la calidad de la imagen y se lograban televisores cada vez más planos y menos voluminosos, quien padecía la evolución era el sonido. 

Y es que para que un aparato proporcione una buena calidad de audio hace falta volumen, tiene que existir una caja. También es cierto que en este terreno se ha ido avanzando y los equipos son capaces de proporcionar buen sonido con volúmenes cada vez menores, pero no tan pequeños como el grosor de una tele de última generación.

Por eso, cuando se toma la decisión de comprar una buena tele, no estaría de más acompañarla de un buen sistema de sonido.

En este caso, tenemos un televisor de Samsung de ultimísima generación (un Serie 8 de 55 pulgadas), por supuesto smart TV y conectado y un Home Cinema 7.1 con Blu-Ray compatible con 3D y capaz de escalar las imágenes de Full HD a 4K (ultra Full HD). 

La combinación es excesiva porque duplican funciones (ambos son equipos conectados, smart y 3D con conversor de 2D a 3D) y el panel del televisor no puede sacar partido de la función de escalado a 4K del Blu-Ray. Sin embargo, en cuanto a sonido, ningún reproche. La diferencia va a ser como de la noche al día. Ver una película —no digamos ya un la retransmisión de un concierto— con este sistema de Home Cinema es toda una experiencia.

MÁS QUE FULL HD
El sistema HT-F9750W está compuesto por cuatro columnas de sonido, un subwoofer, amplificador y reproductor Blu-Ray. Samsung sigue empeñado en quitarse el sambenito de que sus equipos de audio no son los mejores y apuesta de nuevo por válvulas de vacío. El Blu-Ray es smart y escala a 4K.

LO QUE QUIERES VER
En este modelo de 55 pulgadas de la Serie 8 de Samsung (UE55F8500) se condensa todo el saber de la compañía coreana en el ámbito de los televisores. Es inteligente y conectado y se puede controlar por la voz o por gestos —incluye además dos mandos a falta de uno—. Integra sistemas de mejora de imagen y es cacpaz de aprender según el uso para poder recomendar en cada momento el contenido que cree que nos gustará ver. Está movido por un procesador de cuádruple núcleo y se podrá mejorar con los kits Smart Evolution.

No hay comentarios:

Publicar un comentario