01 septiembre 2014

La hija mimada de Tom Cruise

Lo que el amor unió, lo terminó separando la Cienciología. Después de más de cinco años de matrimonio, a finales de junio Katie Holmes presentaba la demanda de divorcio. En la petición la actriz citaba «diferencias irreconciliables» y reclamaba la custodia exclusiva de la hija de ambos. Aunque las causas de la separación no trascendieron, Holmes podría haber puesto fin a su matrimonio por temor a que su hija fuera captada por la Cienciología. Al parecer, aunque Katie nunca abrazó esta creencia al 100%, hubo un episodio que resultó definitivo para que ésta pidiera el divorcio. La pequeña Suri fue sometida a un interrogatorio de 99 preguntas formuladas por cienciólogos en un campamento de entrenamiento que tiene esta religión.

Frente a todo pronóstico, el divorcio de Tom y Katie ha sido uno de los más baratos de Hollywood. La actriz habría renunciado a recibir una gran suma de dinero con tal de quedarse con la custodia de su hija. Tom pagará a su ex mujer más de 300.000 euros, unos 26.000 euros al mes, en concepto de manutención hasta que Suri cumpla 18 años; además él se hará cargo de los gastos médicos y de educación de la pequeña. Para Cruise éste es su tercer matrimonio fracasado aunque no por ello ha caído en el desánimo. Esta semana se difundían unas imágenes de Tom en actitud muy cariñosa con su amiga Cynthia Jorge.

En octubre, Russell Crowe y su mujer Danielle Spencer anunciaban su separación tras nueve años de matrimonio. Los rumores de crisis de la pareja comenzaron, sin embargo, en junio, tras la publicación de unas fotos de ella cenando en Sidney con Damian Whitewood, su compañero de baile en el programa televisivo Bailando con las estrellas. No obstante, días después de este incidente, Spencer se reunió con Crowe en Los Ángeles, donde ambos fueron vistos abrazados y besándose en público, un gesto que fue interpretado por la prensa como una medida para acallar los rumores.

Russell y Danielle se conocieron hace 22 años durante el rodaje de la película The Crossing. La pareja, que tiene dos hijos en común, Charles y Tennyson, se casó en 2003 en una capilla construida para la ocasión en la granja australiana del actor. El divorcio de Russell Crowe y Danielle Spencer podría pasar a engrosar la lista de los divorcios más caros del cine. Según el acuerdo prematrimonial que firmaron, ambos tenían que permanecer casados como mínimo tres años para que ella tuviera derecho a compartir las pingües ganancias de su marido.

Parecía que era la pareja perfecta, pero resultó no ser así. Aunque desde que se casaron en 2005, cada año la modelo y el cantante renovaban sus votos matrimoniales, en enero Heidi y Seal daban la sorpresa: «Nos estamos separando. Hemos disfrutado siete años de matrimonio llenos de amor, lealtad y felicidad, pero tras mucha reflexión hemos tomado esta decisión», escribían en un comunicado conjunto. Sin embargo, aunque entonces afirmaban que se trataba de un proceso amistoso, finalmente no ha sido así. El pasado verano, tras ver publicadas unas fotos de Heidi Klum disfrutando de unas vacaciones en Cerdeña con sus hijos y su actual novio -el guardaespaldas Martin Kirsten-, Seal declaró: «Heidi pudo haber tenido más clase y por lo menos esperar hasta separarnos para decidir fornicar con el servicio». Heidi y Seal tienen tres hijos en común: Henry, Johan y Lou. Además, la modelo aportó al matrimonio otra hija, Leni, fruto de su relación con Flavio Briatore.

Nunca llegaron a formalizar su relación pero eso no supuso ningún impedimento para que durante los 14 años que estuvieron juntos se convirtieran en una de las parejas más estables de Hollywood. «Estoy tan casada con él como cualquiera que realmente ha dado el paso. Tenemos dos hijos. Puede que algún día lo hagamos», afirmaba la cantante al preguntarle sobre una posible boda con el actor. Sin embargo, en junio se confirmaba que Johnny Deep y Vanessa Paradis habían puesto fin a su relación.

Convencido de que a la tercera va la vencida, tras dos matrimonios fracasados -con la actriz P.J. Soles y con Meg Ryan-, en 2004 Dennis Quaid se casó con Kimberly Buffington. En 2007, mediante un vientre de alquiler, la pareja se convirtió en padres de mellizos, dos bebés que estuvieron a punto de morir al suministrárseles una sobredosis de anticoagulante. El matrimonio sobrevivió a aquel difícil trance pero después de ocho años de matrimonio, Kimberly ha pedido el divorcio al actor.

«Después de siete años de unión, anunciamos nuestra separación formal y esta decisión fue el resultado de un consenso cuidadoso, fruto de nuestra historia y, principalmente, de nuestras hijas». Así anunciaba hace dos días el ex futbolista brasileño su divorcio con la que era ya su tercera esposa y con la que tiene dos hijos. Anteriormente estuvo casado con Milene Domingues, madre de su hijo Ronald, y con la modelo Daniela Cicarelli, de la que se separó apenas tres meses después de la ceremonia.

La mancha de mora con mora se quita, pero hay manchas que dejan huella. Que se lo pregunten a Elle MacPherson. Aunque se separó en 2005, parece que la modelo no consigue olvidar al que durante siete años fue su marido y al padre de sus dos hijos, el empresario Arpad Busson. Ésa podría ser la causa de su reciente ruptura con el magnate estadounidense Jeff Soffer. Según los rumores, no puede centrarse en una nueva relación porque sigue enamorada de su ex.

No hay comentarios:

Publicar un comentario