26 enero 2016

Cada uno cuenta la crisis a su manera

Cada uno cuenta la crisis según le va en ella. En el ring de la recesión hay quien tira la toalla en el primer round; quien ataca al contrincante con imprudencia temeraria y también los que recurren al juego de piernas y cintura para evitar los golpes.

Personas estas últimas con capacidad de adaptación a las cambiantes circunstancias. Las que tienen más papeletas para sobrevivir. Un ejemplo que hay que tener en cuenta es el de Toni López, empresario valenciano de 38 años que, tras sucumbir con el estallido de la burbuja inmobiliaria, está en vías de crear un auténtico emporio de la hostelería.

Estudié Derecho y me especialicé en negocios marítimos e intermediación financiera, y en 1999, monté Hipoteca Fácil una consultoría para asesorar a la gente para que sepa financiarse, cuenta López.

El proyecto obtuvo tanto éxito en los años de vacas gordas que llegó a tener una red de 25 oficinas por toda España en sistema de franquicia, con tres personas por sede. Sólo dos de ellas han logrado sobrevivir al tsunami de la crisis. López emprendió otros proyectos también afectados por la recesión. El primero, Habitat Fácil Inmobiliaria para proporcionar financiación más vivienda, y el segundo, mucho más exótico. Me fui con mi padre al Senegal para dedicarnos a la construcción, cuenta, pero nos pilló de lleno el cerrojazo de los bancos y tuvimos que volver, aunque todavía tenemos allí una oficina.

Esta serie de fracasos no lograron amilanar a un emprendedor nato que optó sabiamente por el sector servicios. El local Gandhara, que funciona hace seis años en la playa de la Malvarrosa, fue su primer negocio del ocio, pero han venido más. Su mayor éxito un after work, The Black Premium, en la calle Russafa, abierto hace diez meses, al que próximamente se añadirán dos más en franquicia.

La clave está en la innovación a la hora de servir las copas, poner precios asequibles y buscar emplazamientos con mucha rotación, señala López. Así, a base de poquito se hace mucho.

Siete personas trabajan en el local de Russafa, abierto de ocho a dos de la madrugada en el que se sirven todo tipos de almuerzos, comidas y cenas, además de 20 tipos de cerveza y gin tónics especiales con sabores a fresa, uva o hierbabuena. Nuestros clientes son ejecutivos que trabajan en el centro o compradores de paso. El Tartar de atún con leche de aguacate y las tapas de calidad son algunos de los platos preferidos. Decorada por Rubén Fuente en un estilo inglés muy moderno, The Black Premium ha dado en la diana.

López montó el bar de la Asociación de Veteranos de Fútbol y gestiona también otro local de ocio, el pub Dejavú en la calle Sueca. Además, forma sociedad con su madre, Ángeles Beltrán, nutricionista, en un centro de belleza en La Eliana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario