17 abril 2016

Zapatos en cristal de Swarovski

Soberbia en los tacones altos, pereza en las bailarinas, ira en el color rojo, lujuria en los brillantes, gula en los dibujos, envidia por no llevarlos y siempre avaricia, por codiciarlos. 

Son los siete pecados capitales según Swarovski, las siete tentaciones convertidas ahora en zapatos de cristal no aptos para quedar olvidados en una carrera al final del baile, pero perfectos para recorrer un camino de baldosas amarillas. 

Con estas premisas, la casa austríaca ha puesto en marcha la exposición ambulante Crystal Temptation Shoes, una muestra donde vivir en directo el efecto mágico de los archiconocidos cristales, de tradición casi tan antigua como el deseo femenino por el calzado de lujo.

El sello de autor lo ponen un total de 55 diseñadores, entre los que se encuentran firmas como Pedro García, Víktor & Rolf, Pura López, Stuart Weitzman, Victorio & Lucchino, Castañer, Giuseppe Zanotti, Úrsula Mascaró, Farrutx o Lottusse. Todos han sucumbido al brillo Swarovski. Algunos, diseñando piezas exclusivamente para la muestra, y otros, prestando a la firma zapatos procedentes de sus colecciones de invierno o primavera. 

En ambos casos, el objetivo es el mismo: probar que el calzado no sólo responde a una necesidad, sino que inspira y satisface todo tipo de instintos.La muestra se dejó ver en Madrid en el espacio Audi Fórum (Orense, 13), con una espectacular puesta en escena. Ahora ya vuela rumbo a la ciudad china de Shanghai, desde donde continuará viajando por todo el mundo sin pisar el suelo, envuelta en el brillo no de los cristales, sino de los ojos femeninos que la observan.

Chantelle propone esta temporada un viaje desde la tierra, desde los orígenes mismos de la mujer, para encontrarse de nuevo con las formas naturales que le son propias. En verdes y terracotas se visten así transparencias, encajes y bordados que se instalan en la piel como si fueran tatuajes inspirados en tribus lejanas y safaris. La pieza estrella, el culotte, y el secreto, la comodidad, basada en la suavidad de los tejidos. Salvaje, sensual y elegante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario